-"Back to Black" ya tiene 10 años

jueves, 27 de octubre de 2016



El 27 de Octubre de 2006 fue lanzado el segundo álbum de Amy Winehouse. Ya han pasado 10 años. Pero cada vez que lo escucho, es como la primera vez.


"Back to Black" fue el segundo y último álbum de estudio de la cantante británica Amy Winehouse. Su promoción abarcó el lanzamiento de cinco sencillos: "Rehab", "You Know I'm No Good", "Back to Black", "Tears Dry on Their Own" y "Love Is a Losing Game", siendo el primero de ellos el más exitoso. Esta considerado como doble disco de platino por la asociación de música RIAA. Este disco llevó a Amy a entrar en el libro Guinness de los Records, por ser la primera mujer británica en ganar tantos premios Grammy en una misma noche (en total ganó 5).

"A todos aquellos que cada día se enamoran"

Estas son algunas de las palabras de Amy en los agradecimientos de "Back to Black".



Diez canciones escritas hace diez años por una chica de veintitrés años que se había perdido como Alicia en el país de las maravillas, dentro de sí misma, en una oscuridad sin salida.
Y como Alicia, cayó cada vez más abajo, sola, desorientada y trató de convertir en casa esa oscuridad.


Un corazón roto, destrozado, depositado en la persona equivocada que por primera vez, la hizo sentir perfecta. Un amor que llega y se lleva todo sin dar tiempo a los arrepentimientos.



Lágrimas que se secan solas, el frío suelo de la cocina, botellas de vodka vacías y puestas de sol que hacen reaparecer tristeza y soledad.


Este es "Back to Black", el disco de una cantante que cambió el mundo, el mundo de la música.



Canciones escritas por una chica, que abrió su corazón, cantando como se sentía y por primera vez, hizo que tantas personas sintieran y entendieran como se sentía. Las canciones eran para Amy, la única manera de entrar en contacto con las partes de sí misma, frágiles y dolorosas. Componer, era en cierto sentido, terapéutico a la vez que doloroso. Las canciones que nos dejó, son canciones autenticas, sin filtros, sin estructuras. Pasión, armonía, energía, furia, empatía, amor, desamor y otros tantos sentimientos y emociones que la voz única de Amy Winehouse transmitía y a día de hoy, sigue transmitiendo.



Amy nos ha dejado más de lo que jamás podría imaginar y aunque es diferente, siempre tendremos nuestro "para siempre".










No hay comentarios:

Publicar un comentario